Cinco ideas para hacer un catálogo original

Imprimir un catálogo es un proceso necesario como lo es imprimir revistas para cualquier medio, libros en editoriales o tarjetas para empresas de servicios. Es la herramienta de venta de cualquier empresa, servirá para establecer contacto con el cliente final, además de definir de forma física detalles como precios o envío. Un diseño bien cuidado y enfocado al cliente es primordial si se quieren obtener unos resultados adecuados. Sin embargo, la gran cantidad de catálogos promocionales y publicitarios que se encuentran hoy en día, obliga a los departamentos de marketing a intentar desmarcarse de la competencia dando algún valor añadido en su diseño que permita impresionar y retener a los potenciales clientes.

¿Cómo consigo crear un catálogo original?

Existe infinidad de opciones para diseñar catálogos. Aunque lo más fácil es optar por algo sencillo que resuma las prestaciones del producto y su precio, también podemos ir un paso más allá para hacerlo mucho más original y exclusivo. Todo dependerá evidentemente de la imagen que queramos trasladar, pero en cualquier caso, salirse del estereotipo nunca viene mal. Lo nuevo siempre es sinónimo de juventud, dinamismo y fuerza. No está de más que nuestro cliente asocie nuestra empresa a estos valores, ¿no crees?

Es importante señalar que un estilo más desenfadado no significa perder calidad. La calidad en el diseño está directamente relacionada con la persona que ha ejecutado y realizado ese trabajo, es decir, el diseñador gráfico y también la empresa que se encarga de la impresión posterior. Por tanto, escoge bien a la persona que te va a diseñar el catálogo y la imprenta que lo materializará con los archivos que envíes. Si les avala la profesionalidad y una experiencia contrastada, tendrás un producto brillante y al mismo tiempo transgresor e innovador.

catalogo 2

Para marcar la diferencia en un catálogo, tienes diferentes posibilidades. Partiendo siempre de los elementos básicos que este tipo de producto tiene que tener y de la información que debe aparecer, el resto dependerá de tu grado de creatividad e imaginación.

Cambia el formato

¿Por qué la mayoría de catálogos usan el formato A4? ¿Por qué se de tan poco margen a otros tamaños? Si quieres que tus clientes te recuerden y que la imagen de tu empresa se retenga durante más tiempo en su memoria, empieza por utilizar otro tipo de formatos. Pide presupuesto de lo que te costaría hacerlo a un tamaño menor o mayor. En ocasiones, la impresión y el manipulado posterior puede ser más caro, pero se trata de preguntar y barajar diferentes posibilidades. Seguro que si ahora te pones a pensar por un momento, te acordarás de algún catálogo y precisamente no utilizaba el típico el A4.

Recurre a nuevos tipos de papel

Hoy en día existe una amplia variedad de papeles para utilizar tanto en la portada y contraportada del catálogo como en su interior. Muchos de ellos dan un acabado que rompe con la monotonía del catálogo estándar. Valora las diferentes opciones que tienes. Investiga nuevos soportes. Seguro que puedes encontrar alguno diferente que cumpla con tus expectativas. Si además vas a utilizar alguna tinta metalizada, impresión en relieve o efecto estampado, opta por aquel que mejor vaya a realzar este efecto.

catalogo 1

Varía la encuadernación

¿Es necesario que recurras a la encuadernación típica? Normalmente, siempre utilizamos el encuadernado rústico cuando hablamos de catálogos porque traslada una imagen más formal, seria y también consistente. Además pensamos que es la mejor opción cuando estamos hablando de un producto gráfico que, por regla general, contiene una gran cantidad de páginas. Pero hay más posibilidades. ¿Por qué no te decantas esta vez por una encuadernado Wire o en espiral?

Sé innovador en la portada

Una portada original te permitirá marcar la diferencia que buscas. Aunque todo dependerá también del presupuesto que tengas, una portada troquelada, un relieve o incluso algún elemento gráfico poco habitual, logrará dar el resultado que pretendes y necesitas. Son opciones más que válidas siempre y cuando se usen adecuadamente y den un mensaje coherente con lo que el cliente se va a encontrar en el interior.

catalogo 4

Personaliza

Gracias a la tecnología de impresión digital, podemos personalizar cualquier producto gráfico que queramos. ¿Por qué no sorprender a tu cliente con un catálogo que en la portada lleve su nombre? ¿Por qué no haces un catálogo a medida en función de sus gustos e intereses? No todo el mundo cuando ojea un catálogo busca siempre los mismos productos o artículos. Muéstrale sólo aquellos que realmente le puedan interesar.

En conclusión, tienes al alcance de tu mano muchos recursos que te permitirán diseñar catálogos únicos. Analiza las opciones que tienes. Sopesa sus pros y contras y tampoco te veas en la obligación de utilizarlos porque sí. Todo tiene que estar justificado en un diseño. Si el recurso que vas a utilizar responde al objetivo del catálogo y a los criterios de marketing predefinidos, adelante.

Fotos: Pinterest

Lee también: Cómo crear paso a paso una plantilla con InDesign

Ver en AMP