Pasos para colocar correctamente un vinilo

Los vinilos son adhesivos fáciles de colocar. Sin embargo, es importante que a la hora de fijarlos sobre una superficie sigas una serie de pasos para que el resultado estético sea el correcto. Si no sabes cómo hacerlo, te indicamos a continuación el proceso que debes seguir.

 

Antes de empezar debes saber que un vinilo puede colocarse sobre cualquier tipo de superficie lisa: paredes, ventanas, mesas, puertas, superficies metálicas, muebles, etc., pero nunca debe adherirse a superficies o paredes irregulares (estucados, etc.). Por otro lado, el vinilo tiene un único uso, es decir, no es reutilizable y una vez colocado no puedes quitarlo para situarlo en otro lugar.

Un vinilo está formado por tres capas diferentes:

– Papel soporte siliconado que se encarga de resguardar la parte adhesiva del propio vinilo.

– El vinilo, que es el diseño que finalmente quedará adherido sobre una determinada superficie.

– El transfer que se trata de un papel semitranslúcido que transfiere todas las partes del diseño de una sola pieza y pega el vinilo en la zona que se ha escogido.

 colocar vinilos 3

Dicho esto, sigue los siguientes pasos.

1.-  Cuando hayas decidido el lugar donde irá fijado, prepara la superficie adecuadamente. Si se trata de una pared, es importante y fundamental que toda la zona esté seca y libre de polvo y grasa. Si no es así, pasa un paño y retira cualquier impureza que pueda interferir a la hora de colocarlo. Si acabas de pintar la pared, te recomendamos que dejes pasar dos semanas para que absorba bien la pintura.

En el caso que vayas a colocarlo sobre una superficie no porosa como vidrio, metal, metacrilato, pvc, etc. desengrasa toda la zona y límpiala con alcohol.

2.- Procede a quitar el embalaje donde está el vinilo y colócalo sobre una superficie lisa.  A continuación, coge un paño seco y frota todo su diseño para que de esta forma tenga una mayor adherencia y quede plano.

colocar vinilos 2

3.- Coge el vinilo y ponlo sobre la superficie donde hayas escogido. Para sujetarlo utiliza cinta de carrocero sobre todo en la parte central para que aguante mejor. Si el vinilo tiene diferentes motivos, te aconsejamos que empieces por el de mayor tamaño o principal y posteriormente vayas colocando el resto.

4.- Retira la cinta o papel soporte desde la parte superior y deja que el transfer se vaya adhiriendo poco a poco a la pared. Ten especial cuidado. Lo mejor es que lo vayas acompañando con una espátula. Asegúrate que mientras realizas este paso todo el diseño quede pegado sobre la película transparente. Si no es así,  frota con un paño seco para facilitar su pegado.

5.- Ahora que ya lo tienes pegado, procede a retirar la cinta de carrocero.

6.- Retira el transfer de la superficie muy lentamente. Ten mucho cuidado para que los bordes del diseño queden bien fijados. Si mientras lo retiras, la cantidad de transfer fuera mucha, utiliza un cutter para poder ir eliminándolo y te resulte más fácil de trabajar. Habitualmente esto ocurre en diseños que tienen un tamaño considerable.

7.- Para evitar que queden burbujas, coge la espátula y presiona fuertemente en un ángulo aproximado de 45 grados desde el centro del vinilo hacia los bordes. No sólo lograrás eliminar las posibles burbujas de aire que hayan quedado sino que también acabarás con cualquier arruga que pueda haberse producido durante el pegado.

Cuidados y mantenimiento

El vinilo está elaborado con material muy resistente, de primera calidad. Así que colocado en interiores la duración es prácticamente ilimitada siempre y cuando no esté sometido a temperaturas muy elevadas o bien a agentes abrasivos. En exterior, la duración aproximada es entre 5 y 7 años. En última instancia, dependerá de las condiciones meteorológicas externas.

colocar vinilos 1

A la hora de limpiarlo, el vinilo tiene una capa protectora de PVC en su acabado final que lo hace muy resistente a la humedad. Así que sólo bastará con pasarle un trapo húmedo. Ten cuidado con determinados productos de limpieza, porque dependiendo de sus componentes podrías causar algún tipo de perforación, sobre todo si es muy abrasivo.

Por último, recuerda que si con el tiempo decides retirar el vinilo, existen productos específicos que permiten quitarlos de manera sencilla. También puedes utilizar una pistola de aire caliente o incluso un secador. Si utilizas este instrumental en un vinilo que está colocado sobre un vidrio, evita que el aire impacte durante mucho rato para evitar que la superficie se rompa.

Fotos: Pinterest

Lee también: Lonas publicitarias: qué debes tener en cuenta.

Ver en AMP