Cómo diseñar un carta de restaurante

Hoy en día es fundamental que cualquier establecimiento de hostelería (restaurante, bar, cafetería, etc.) disponga de herramientas de venta adecuadas para conseguir y fidelizar comensales en sus mesas. Una de ellas es imprimir la propia carta de menú y platos. Un diseño gráfico adecuado y una correcta estructura de sus contenidos logrará conquistar al cliente. No olvides que debe haber una unidad de diseño entre la carta o menús con los carteles o tarjetas de visita ¿Sabes cómo hay que hacerlo?

carta restaurante 1

¿Cómo crear la carta de mi restaurante?

Quizás pase por tu cabeza que diseñar o imprimir una carta de restaurante no tiene ninguna complejidad y podrías hacerlo tu mismo o algún contacto gratis. Si piensas así, estás equivocado. Más allá de la presentación de platos que ofrezcas a tus clientes, una carta es una de las tarjetas de presentación de tu negocio, junto al diseño de tu local, su equipo humano, la calidad del servicio y del producto que ofreces, etc. Si quieres ganarte a tu comensal no sólo con el estómago sino también por la vista, preséntale una diseño de carta atractiva, original y que siga los consejos que a continuación te damos. Si lo haces, sumarás puntos para el cliente vuelva a visitar tu establecimiento. Por eso es tan importante dar con una impresión de calidad y para eso necesitarás un buen equipo de profesionales de imprenta.

Aunque seguramente lo sabrás, sobre todo si te dedicas al mundo de la hostelería, definamos primero qué es el menú o la carta. Podemos definirlo como un documento que se ofrece en restaurantes, bares, cafeterías, tascas, etc. en el que se muestra a los comensales una lista de diferentes opciones (platos) a degustar.

Una carta puede estructurarse a su vez en platos en función de su contenido o ingrediente principal: pescado, carne, pasta, etc. o por el tipo de cocinado. Existen, a su vez, carta temáticas o especializadas como, por ejemplo, menú de postres, de vinos, licores, etc.  Pero, independientemente de que tengamos una carta más genérica o más especializada, ¿qué aspectos de diseño debemos tener presente?

¿Qué tamaño utilizo?

Una carta no debe ser ni demasiado grande ni demasiado pequeña, es decir, requiere un formato que el comensal pueda manejar en sus manos fácilmente. También hay que tener en cuenta que si las mesas son pequeñas es mejor optar por un formato díptico o tríptico para que no moleste en exceso.

¿Y la tipografía?

Nunca se debe utilizar un tipo de letra que dificulte su lectura. Lo fundamental es que sea legible incluso en aquellas zonas del local donde hay menos iluminación o por las noches. Por tanto, siempre se optará por una tipografía clara y sencilla y a un tamaño adecuado para que cualquier persona pueda leer la carta sin ningún tipo de dificultad. También es importante no utilizar ningún elemento gráfico de fondo en las zonas donde haya texto para que no complique la lectura.

¿Cuál es el material adecuado para mi carta?

El soporte será en papel, pero además el material de una carta debe ser práctico de manipular y resistente a su uso diario. Existen papeles lavables aunque si lo plastificas también alargarás su vida útil.  Hay plastificados que casi no se aprecian como los acabados en mate, que no se notan tanto como los de brillo. Aunque parezca algo secundario, son pequeños detalles que mejoran la estética en su conjunto.

Recuerda también que las cartas pueden ensuciarse de grasa o líquidos derramados. Por tanto, si están plastificadas podrás limpiarlas con facilidad.

¿Cómo diseño la portada y contraportada?

En la portada es fundamental que aparezca el nombre del establecimiento bien destacado. Para ello, recurriremos al logotipo diseñado en su momento y lo colocaremos en una zona bien visible, que se identifique rápidamente. Es importante que no se vea distorsionado por fotografías, ilustraciones o vectores gráficos que estén de fondo. Los colores muy estridentes tampoco ayudan a que se distinga claramente el logotipo.

En la contraportada se mostrará la dirección del local y cualquier dato o información útil para el comensal. Estos datos, al igual que el logotipo de portada, no deben mezclarse con el resto de elementos del diseño. Habitualmente se suelen colocar en la zona inferior.

¿Qué orden debo seguir?

Es uno de los aspectos que más se tienen que cuidar en el diseño de una carta y es necesario que sepas cómo organizarla correctamente. La mayoría de establecimientos de hostelería tienen la costumbre de agrupar sus platos siguiendo las diferentes momentos de la comida, es decir,  los reparten en “Entrantes”, “Primeros platos”, “Segundos platos”, “Postres” y “Bebidas”. Sin embargo, es importante colocar los platos que mayor beneficio económico reportan al local en aquellas partes de la carta donde primero dirige su mirada el comensal. ¿Sabías que cuando abrimos una revista, un catálogo, un periódico o una carta de restaurante siempre centramos nuestra mirada en la esquina superior derecha?  Por tanto, aparte de organizar los platos por categorías podemos organizar apartados específicos como “Especialidades de la casa”  o “Recomendaciones” en esta parte superior derecha de la carta.

De la misma forma que en un supermercado, los productos básicos suelen colocarlos al final, en tu carta también tienes que poner los platos más económicos escondidos o repartidos entre otros artículos. De esta forma, obligas al comensal a leer y buscar otras opciones más provechosas a nivel económico para el local.

¿Cómo estructuro los textos?

La explicación de un plato tiene que conseguir despertar en el cliente la necesidad de degustarlo. Así que seguro que si utilizas palabras como, por ejemplo, “crujiente”, “suave” “aromatizado” o “picante” incitarás más a que lo pida.

Ponle también un nombre a tus platos porque conseguirás despertar aún más la curiosidad del comensal y si conoces la procedencia de la receta, mejor aún. Seguro que un cliente se decantará más por unas costillas mexicanas que por unas simples costillas sin más.

Cualquier descripción de un plato debe contener las 3P: Producto, Presentación y Precio. El producto siempre hace referencia los ingredientes, pero sólo aquellos que tengan relevancia o interés. La presentación dará información sobre la preparación del alimento, por ejemplo, “champiñones salteados”. Y, por último, el precio siempre será claro, indicando si llevan incorporados los impuestos y otros cargos. Se recomienda utilizar precios redondos y evitar los céntimos.

¿Cómo deben ser las imágenes de mi carta?

Las imágenes de los platos que se incluyan en la carta tiene que ser de muy alta calidad. Hay que evitar fotografías pixeladas o recortes de fondo de poca calidad que desprestigien el diseño en su conjunto. Tampoco se recomienda que aparezca un exceso de imágenes. Es mejor mostrar pocas y sugerentes, que muchas y distribuidas de manera caótica.

Con estos consejos, puedes empezar a diseñar tu carta de restaurante. Respetando los puntos que hemos comentado anteriormente, haz un diseño atractivo y sugerente. Utiliza colores corporativos, ilustraciones, y todo aquello que consideres interesante para que tu comensal recuerde tu local ¡Y solo 24h de envío!

FOTOS: Pixabay

Lee también otras entradas: Diseño gráfico de carpetas de presentación y usos

Escrito por:Imprentaonline24

Ver en AMP