Cómo preparar la tipografía para la impresión

La tipografía es uno de los elementos básicos de cualquier producto gráfico y del diseño gráfico en general. Elegir una fuente y descartar otras implica transmitir unas sensaciones concretas al público que recibe ese mensaje. Pero de la misma forma que es importante escoger un tipo de letra con un fin estético o emocional determinado, también se tiene que saber elegir la tipografía para evitar problemas en el proceso de impresión.

 

En el diseño gráfico y en el proceso de preimpresión,  nada produce mayores problemas que los trabajos o archivos mal preparados, incompletos o que contienen especificaciones erróneas. Es por este motivo, que antes de proceder al envío del archivo definitivo para imprimir se realicen las comprobaciones necesarias y finales. Trasladado al lenguaje de las Artes Gráficas se trata de comprobar que contamos con todos los elementos que tienen que aparecer en la hoja impresa, que los parámetros son los correctos y que nada de lo que tiene que aparecer queda fuera de márgenes.

La tipografía es uno de los elementos que con más frecuencia suele presentar problemas. La mejor manera para evitarlos es comprobar previamente que las fuentes utilizadas cumplen con los requisitos necesarios. Para conseguirlo:

1.- Evita las fuentes dudosas: Existen por Internet infinidad de páginas donde descargarse gratuitamente tipografías “modernas” y “diferentes”. Esto no quiere decir que no sean buenas. Lo que ocurre que la mayoría carecen de la calidad tipográfica adecuada (a nivel técnico) y que pueden ocasionar diferentes problemas. Además, muchas de ellas no disponen de todos los caracteres y nos podemos encontrar con fuentes que no disponen de la letra “ñ” o bien de acentos.

2.- Recurre a fuentes Truetype, PostScript u OpenType: Son las que tres familias que mejor funcionan en diseño para imprenta.

 topografia imprenta

Preparando las tipografías

Aún siguiendo estos consejos, es necesario y aconsejable que antes de entregar tu documento para imprimir prepares correctamente las tipografías al impresor. A continuación te explicamos diferentes procedimientos que puedes seguir.

A)    Adjuntarlas: En prácticamente todos los programas de diseño gráfico y de maquetación existe un opción llamada “Reunir fuentes”. Si la activamos estaremos enviando al impresor todas las tipografías que hemos utilizado en el documento. No importa que estés utilizando una fuente habitual y sencilla como puede ser una Arial o un Courier. Si envías todas las tipografías con el documento a partir de esta opción, evitarás que salga diferente a como te aparecía en pantalla.

B)    Hacer un trazado: Cuando estamos ante textos breves, sobre todo si se ha realizado con una fuente que no nos inspira demasiada confianza, una buen remedio o solución es convertirlos en trazados. A esta opción también se le llama convertir los textos en curvas. De esta forma ya no se necesita ni incrustar la fuente ni enviar los archivos de tipografía.

No obstante, esta solución no se aconseja con textos excesivamente largos ya que el tamaño del archivo puede dispararse muchísimo y después dar problemas. Además otro de los inconvenientes que presenta es que la tipografía deja de ser editable.

Por tanto, nos decantaremos por una opción u otra dependiendo del producto gráfico que estemos diseñando. Por ejemplo, para un flyer, folleto o una entrada lo más aconsejable es trazar las fuentes, pero si vamos a enviar un catálogo de 100 páginas con abundantes y detalladas descripciones de producto o un libro de 300 páginas en este caso es mejor enviar los archivos de las tipografías para evitar que suba exponencialmente el peso del documento.

Existe una tercera opción o medida extrema que es rasterizar los textos, pero es una solución que debemos sólo utilizar cuando todas las demás fallan principalmente porque se pierden las ventajas de mantener la información de los textos como vectores o fuentes.

topografia imprenta 2 

 

Verificando la fiabilidad de la fuente

Como apuntábamos anteriormente uno de los problemas tipográficos más habituales con el que nos podemos encontrar es que una fuente no reconozca caracteres determinados. Esto suele ocurrir con bastante frecuencia en las tipografías de dudosa procedencia o descargadas gratuitamente de Internet. Los principales problemas asociados es el no reconocimiento del símbolo del euro, la letra “ñ”, la “ç” e incluso determinados signos de puntuación, como por ejemplo, la diéresis o los acentos abiertos.

Si nos encontramos antes esta situación se recomienda hacer un par de comprobaciones para salir de dudas y que una impreso el documento se aprecien fallos de este tipo.

1.- Convertir el documento sobre el que hemos estado trabajando y diseñando en formato EPS o PDF. Si al abrir uno de estos dos archivos, la tipografía se ve correctamente podemos darla por válida y, en principio, no tiene que surgir ningún inconveniente posterior.

2.- Convertir la fuente a trazado. Si nos deja realizar este paso, estamos ante un tipografía válida que no causará problema. Eso sí, es importante apuntar que cuando procedemos a convertir en trazado una fuente tipografía hay determinados efectos que se pierden como, por ejemplo, los subrayados, tachados, colores aplicados a las cajas de texto, etc.

 topografia imprenta 3

En conclusión

Podemos resumir la preparación de tipografía para imprenta con los siguientes puntos:

– Cuando los diferentes programas de diseño gráfico con los que trabajemos lo permitan (Freehand, Illustrator, Indesign, Corel Draw, etc.) conviene trazar las fuentes siempre y cuando no estemos hablando de documentos con un gran volumen de texto. Si es el caso, mejor incrustar las tipografías.

– Si al impresor le damos un archivo PDF para su impresión, éste ha de tener siempre incrustadas las fuentes.

– Evitar al máximo las tipografías descargadas de páginas de Internet y si lo hacemos, proceder a su comprobación previa para asegurarnos que reconoce todos los caracteres que vamos a utilizar en el texto.

– Cuando tengamos la posibilidad de escoger entre tipografías descargadas de Internet y las Truetype, PostScript u Opentype siempre nos decantaremos por alguna de estas tres últimas opciones. Son las que nunca ofrecerán problemas  a la hora de imprimir y se verán tal cual las hemos incorporado en el diseño gráfico de nuestro flyer, folleto, díptico, catálogo, etc.

Fotos: Pinterest

Lee también:  Webrooming, la nueva forma de promocionar un comercio minorista

Escrito por:Imprentaonline24

Ver en AMP