La calidad de impresión y diseño en tarjetas de visita

Indice de Contenidos

Muchos profesionales no tienen en cuenta el valor de una tarjeta de visita y la importancia que tiene saber reflejar con precisión la imagen de marca. Sin embargo, este pequeño producto gráfico se convierte, casi siempre, en nuestra mejor garantía y sello de identidad. Como ya hemos comentado en alguna ocasión, la tarjeta de visita es la primera carta de presentación y la primera puerta para generar una impresión positiva.

Partiendo de todo esto, cualquier tarjeta de visita debería ser un producto de calidad. Estamos acostumbrados a menospreciar sus amplias posibilidades y virtudes con diseños poco efectivos o con una impresión o un soporte papel que deja mucho que desear.

El gasto de imprimir tarjetas de visita es relativamente bajo. Si de por si es un producto gráfico asequible a cualquier bolsillo, no queramos ahorrarnos aún más y perjudicar nuestra imagen. Cualquier profesional, sobre todo un freelance, necesita ampliar su cartera de clientes. Si presenta una tarjeta de visita básica y además de baja calidad, ¿qué imagen estará trasladando? Seguramente no será consciente de lo que está transmitiendo y su intención obviamente no será la de perjudicar su carrera profesional, pero en realidad, lo está haciendo sin darse cuenta.

Consejos

Por tanto, aquí tienes unos consejos que debes tener en cuenta a la hora de realizar tus tarjetas de visita.

1.- Soporte de calidad. Busca un papel con un gramaje adecuado. Huye de las impresiones domésticas y recurre a un servicio de impresión profesional donde, además, podrás asesorarte sobre las diferentes calidades del papel.

2.- No escatimes en precio. Como decíamos anteriormente, la tarjeta de visita es un soporte de por sí económico. Si lo quieres aún más barato, la calidad será menor y, por tanto, su efectividad.

3.- Busca ejemplos y asesórate en cuanto al mejor diseño. Busca tarjetas de visita que tengas guardadas, analízalas, compáralas, mira cuáles llaman más tu atención y busca ejemplos. Si para diseñar un cartel o un tríptico, recurrirías seguramente a un diseñador gráfico, ¿por qué no lo haces también con el diseño de una tarjeta de visita?

4.- Usa tamaños estándares. Deberás innovar, pero dentro de unos límites. Casi todas las tarjetas de visita tienen unas medidas estipuladas y muy definidas. ¿Para qué hacer otro tamaño diferente? Por costumbre se guardan en tarjeteros, carteras, etc. Si quieres que permanezcan en estos sitios junto al resto, apuesta en este caso por la tradición.

5.- Jerarquiza la información. ¿Tienes claro lo que quieres que aparezca? ¿Sabes cómo vas a venderte? No hace falta decir que el nombre y un contacto es fundamental en una tarjeta de visita. Pero ¿qué otros aspectos deberían contemplarse?. Junto a estos datos, también deberías ofrecer la dirección de tu página web, teléfono, mail y, si quieres, dirección física. Si tienes tu propio diseño de logo o marca comercial, no deberá faltar de manera visible en la parte delantera de la tarjeta. Y sobre todo, deja claro a qué te dedicas y qué servicios ofreces. A veces, el propio diseño ya puede intuir tu profesión, pero es obligatorio ponerla.

Recuerda que también tienes la parte trasera. Habitualmente es una zona que se olvida y que suele mantenerse en blanco. También puedes utilizarla para poner información secundaria que puede ser interesante. Si tienes redes sociales operativas, coloca, por ejemplo sus iconos y la forma en que pueden encontrarte.

Y por último no te olvides de contestarte a una serie de preguntas antes de ponerte a trabajar con tu tarjeta de visita. ¿Te sueles desesperar cuando en una tarjeta de visita no encuentras rápidamente una información que necesitas? ¿Hay alguna tipografía que te cuesta leer? ¿Puedes identificar con un simple vistazo el área de actividad a la que se dedica la persona? ¿El cuerpo de letra facilita su lectura o la hace ilegible? Sus respuestas te darán más claves sobre cómo debes hacer tu tarjeta.

Fotos: Behance

Lee también: La importancia de motivar a tus empleados.

Ver en AMP