Traducir tarjetas de visita: aspectos a tener en cuenta

Cualquier empresa recurrirá a la impresión de distintos soportes publicitarios a papel para hacer promoción de todos sus productos y ofertas. Entre ellos,  carteles, calendarios, folletos, etc. Pero sin duda uno de los más efectivos son las tarjetas de visita.

Sin embargo este formato de tarjeta requiere otros trámites a posteriori ¿Qué puede pasar con el cliente? ¿Y Si realizamos un envío de producto al extranjero? ¿Van a entender todos nuestra tarjeta?

La mayoría de negocios que operan a nivel internacional cuentan con profesionales que viajan por todo el mundo con bastante frecuencia para acudir a reuniones con clientes, cerrar negociaciones y acuerdos, etc. En el caso de que trabajes más allá de nuestras fronteras habituales, es fundamental que tu tarjeta de visita y tu sobre personalizado estén preparados y, como mínimo, traducida. ¿Qué aspectos debes tener en cuenta?

traducir tarjetas visita

 

 ¿Cómo traduzco mi tarjeta de visita?

La tarjeta de visita es un elemento clave para poder ampliar contactos y también para seguir estando presente y a la vista de nuestros clientes habituales. Últimamente, es bastante frecuente que muchos negocios después de unos años de implantación y consolidación en el mercado nacional, den el salto a la conquista de nuevos territorios. Lo mismo ocurre con muchos profesionales independientes freelance que, gracias a la facilidad de las comunicaciones digitales, empiezan a conseguir clientes foráneos.

Si este es tu caso, es indispensable que la tarjeta de visita esté convenientemente traducida para asegurarnos que el receptor entiende quiénes somos, qué hacemos, dónde estamos o para qué organización o empresa trabajamos. Dependiendo de dónde esté nuestro mercado, deberemos utilizar el idioma propio. Aunque el inglés sigue siendo la lengua estándar más habitual y utilizada en el ámbito de los negocios, no está de más que analices el grado de penetración que tiene este idioma y el porcentaje de población que lo habla y entiende, para asegurarte que lo entenderán.

¿Qué pasos debo seguir?

Una vez hemos escogido el idioma, ¿cómo lo hacemos?

1.- Es importante que la traducción de la tarjeta de visita sea perfecta. Podremos traducirla nosotros mismos si dominamos el idioma, pero si no es el caso, lo mejor que se puede hacer es que alguien nos la traduzca. Puede ser desde un conocido o bien una agencia especializada en traducciones. Lo importante es que se haga correctamente y, a veces, no es fácil.

2.- Mucha gente tiene la costumbre de utilizar el reverso de la tarjeta de visita para poner la traducción. No es lo más recomendable ya que mucha gente utiliza precisamente el reverso de esa tarjeta para anotar alguna información extra. Por tanto, lo mejor es tenerla impresa a una cara en el idioma correspondiente.

3.- La información que deberás incorporar es la misma que la versión habitual que utilizas en castellano. Es importante poner el logotipo o nombre de la empresa en un lugar visible y posteriormente añadir: nombre, cargo de responsabilidad, dirección, localidad, teléfono, mail y web. No obstante, ten en cuenta lo siguiente:

– Junto a la localidad deberás poner entre paréntesis el país en el que resides.

– A la hora de poner el teléfono, acuérdate de añadir el prefijo internacional que en, el caso de España, es el +34.

– La dirección física normalmente no se traduce y se mantiene en el idioma de origen.

– El nombre de la empresa también se mantiene en su idioma original.

– Pon los números en el formato correcto. Si por ejemplo, tuvieras que incluir alguna fecha por algún motivo, recuerda que en Europa, la fórmula habitual es día/mes/año. En cambio si vas a trabajar para países árabes, tendrás que regirte por su calendario.

– A la hora de poner el cargo que ostentas, utiliza la forma correcta. A veces determinadas jerarquías que aquí damos por hechas como, puede ser, “director asociado”, no tienen su equivalente real en otros países.

4.- Intenta estudiar o analizar los matices culturales. Esto pasa, por ejemplo, por tener presente los colores que vas a utilizar en tu tarjeta de visita. En China, el rojo y el dorado se consideran afortunados y portadores de buena suerte. No está de más que eches un vistazo a través de Internet para intentar que tu tarjeta de visita consiga el mayor impacto en el receptor.

5.- Por último, aunque es un tema que escapa bastante del diseño gráfico de una tarjeta de visita, intenta aprender un poco sobre el protocolo que se utiliza a la hora de dar en mano tarjetas de visita. Muchas culturas como la asiática, tienen una fórmula muy concreta. Así que investiga con qué mano se tiene que entregar, si se puede escribir sobre ella o no, etc. Son puras cuestiones prácticas que pueden sacarte de algún que otro acto desafortunado.

En Imprentaonline24 podemos imprimirte la cantidad de tarjetas de visita traducidas que necesites. Si tienes previsto viajar al extranjero en unos días para una reunión con un posible cliente, haz tu pedido hoy mismo y mañana las tendrás en tu domicilio de entrega.

Lee también: Ventajas de montar tu negocio con una franquicia.

Fotos : Pinterest

Ver en AMP