Tipos de archivos de imágenes. ¿Qué formato utilizar?

Una vez hemos finalizado el diseño del folleto, flyer, tarjeta de visita, etc., es momento de guardar el archivo. A la hora de hacerlo, puede que nos asalte una duda, sobre todo si no estamos familiarizados con el entorno en el que hemos trabajado. ¿Qué opción escoger entre las diferentes posibilidades que se nos ofrece?

Hay que tener en cuenta en las imágenes la infinidad de posibilidades desde los colores y bits si son fotografías de una resolución alta y necesitan una compresión para subirlas a web. El formato de la imágen también podrá variar si la queremos modificar como archivos de photoshop o illustrator, incluso si queremos que tenga movimiento (gif) o el fondo transparente (png).

Primero de todo no hay que lanzar las alarmas. A pesar de tener diferentes opciones, lo cierto es que sólo unas cuantas son realmente las que nos interesan, siempre y cuando queramos imprimir posteriormente el archivo a alta calidad.

formatos imagen

¿Qué debo entender por formato vectorizado y tramado?

Para entender la diferencia entre los tipos de archivo de imagen disponibles, primero hay que tener clara la diferencia entre lo que es un formato de imagen vectorizado y otro tramado.

Las imágenes tramadas se crean con píxeles y pueden ser desde simples ilustraciones a imágenes más complejas, como las fotografías. El principal problema es que pueden perder calidad cuando cambian de tamaño ya que el número de píxeles siempre es el mismo.

En cambio, los archivos vectoriales incorporan fórmulas matemáticas que se comunican directamente con nuestro equipo para decirle a qué tamaño las queremos. Gracias a esta característica, podemos cambiar fácilmente las proporciones sin perder un ápice de calidad.

¿Cuál es el tipo de formato que necesito para mi diseño?

Una vez hecha esta distinción, podemos encontrar a su vez una amplia gama de diferentes tipos de archivo, con diferentes funciones, objetivos, beneficios, ventajas y desventajas. A continuación, te los explicamos.

JPEG

Realmente no es la mejor opción para imprimir a alta calidad ya que este formato lo que hace es comprimir cuando se guarda. Es perfecto cuando se quiere reducir el tamaño del archivo de imagen, pero no habría que utilizarlo cuando buscamos un resultado de primera principalmente impreso.

Normalmente los archivos JPEG se utilizan en diseño web ya que el formato permite que las páginas se carguen mucho más rápido. También se suele utilizar en fotografía digital ya que, en este caso, la pérdida de calidad no es tan notable.

GIF

El formato Graphics Interchange Format (GIF) sólo se puede utilizar para diseño web. A diferencia de otros formatos que también se pueden incorporar en sites, el GIF puede animarse y es una de sus principales ventajas frente a otros tipos de archivo.

El GIF también admite transparencias y su peso es muy reducido. Sin embargo, el hecho de ser un formato con un tamaño tan pequeño, lo limita demasiado. No es nada aconsejable para fotografía digital, a menos que se necesite para generar una pequeña animación.

PNG

El PNG diríamos que es un tipo de archivo que combina cualidades del JPEG y el GIF. Al igual que los archivos JPEG, el PNG está indicado para fotografía digital y es capaz de producir imágenes a mayor calidad que el JPEG.

Una de las principales virtudes de este tipo de archivo es que permite también incorporar fondos transparentes, de ahí que sea una opción muy utilizada entre diseñadores digitales que necesitan elementos sin fondo, sin sacrificar la calidad de la imagen.

La desventaja de este formato es que para mejorar la calidad de la imagen, tiene que haber un aumento también de su tamaño y, por tanto, puede ralentizar el tiempo de carga de una página web.

TIFF

Es un formato de archivo que no pierde calidad cuando se guarda porque no utiliza ningún sistema de compresión como lo hace JPEG. Por tanto, es uno de las modalidades que pueden utilizarse para imprimir. Suelen pesar bastante y, en algunos casos, los impresores prefieren o recomiendan trabajar con otro tipo de archivo mucho más estandarizado y multiplataforma.

PSD

Es el formato nativo de Adobe Photoshop. Es una archivo que guarda por capas todo lo que se ha diseñado y, en principio, no es el más recomendado para imprimir a menos que la propia imprenta tenga que hacer algún tipo de ajuste o retoque.

Por ser un formato exclusivo de este software, es necesario disponer de este programa para poderlo abrir. Así que no se aconseja en casos en los que se tiene que enviar para conseguir la aprobación de un cliente.

EPS

Es el formato vectorial por excelencia y el más utilizado cuando es necesario realizar un cambio de tamaño ya que respeta al cien por cien la calidad de la imagen. Los elementos de diseño guardados como EPS se pueden cargar en cualquier programa de diseño que permita la ilustración vectorial. Aunque no es el formato más apto para imprimir, sí que es el más indicado cuando estamos realizando la composición e incorporando los diferentes elementos visuales.

AI

El formato AI es el archivo nativo de Adobe Illustrator. Vendría a ser el primo hermano del EPS ya que también está vectorizado. Se necesita, eso sí, disponer de este programa para su manipulación y tampoco es una opción para imprimir, a menos que se tengan que realizar ciertos ajustes desde imprenta.

PDF

Es el formato por excelencia y el más utilizado por la mayoría de imprentas hoy en día ya que no admite margen de error. Permite guardarlo también por capas y posteriormente editar. En realidad es un formato estándar y multiplataforma ya que se puede abrir y ver desde cualquier sistema operativo. Eso sí, se tiene que tener instalado el programa lector.

Lee también: Tendencias de diseño en tarjetas de visita para 2016.

Ver en AMP