Los errores de texto más habituales en folletos y catálogos

Folletos y catálogos son dos soportes publicitarios que, correctamente aprovechados, pueden ser muy efectivos en las campañas que realicemos. No obstante, hay que tener especial cuidado a la hora de poner los textos para no cometer errores que saltan a la vista.

 errores diseño folletos

Los fallos más frecuentes a nivel de texto que se dan en un folleto o catálogo tienen que ver con la cantidad de palabras que se utiliza y con cuestiones ortográficas, gramaticales y de léxico.

Volumen de texto

Aunque ya lo hemos comentado en más de una ocasión, en los textos publicitarios se tiene que ser breve y conciso. Hay que ir al grano y dejarse de dar rodeos sobre una misma idea. Para conseguirlo, las frases tienen que condensar al máximo el mensaje que queremos trasladar a la audiencia. La regla de oro es no saturar al lector ni darle demasiados elementos que pueden prestarse a confusión.

Está demostrado que la atención sólo se puede captar entre los tres y cinco primeros segundos. Por tanto, cuando realmente se quiere que el lector lea por completo el díptico o tríptico, nada mejor que ir directo a destacar lo principal de aquel producto y/o servicio que se está ofreciendo dejando de lado otro tipo de información que no interesa.

errores diseño folletos 2

Errores de redacción

Paralelamente a la cantidad de texto que vamos a incorporar en los folletos y catálogos que posteriormente acabaremos imprimiendo, es importante prestar especial atención a cuestiones ortográficas, gramaticales y léxicas. A continuación, te presentamos las más habituales.

1.- Nivel ortográfico

– Existe la mala costumbre de poner la primera letra de los meses del año en mayúscula. Ortográficamente es incorrecto porque no tiene lógica sobre todo cuando está en medio de una frase y no es inicio de ninguna o tampoco viene después de un punto.

– Otro de los errores frecuentes es el uso incorrecto de abreviaturas. Las únicas que están admitidas son las que se corresponden con unidades de medida o elementos químicos ya que están sujetas a la normativa del sistema internacional. No obstante, es habitual escribirlas con punto, cuando en realidad no lo llevan.

– Un error habitual que se encuentra en muchos soportes gráficos publicitarios es utilizar de manera inadecuada los signos de puntuación, por ejemplo, los usos tanto lingüísticos como no lingüísticos de la coma y el punto. Uno de los ejemplos más comunes consiste en escribir las horas utilizando la coma cuando hay que ponerla con dos puntos o con un punto.

2.- Nivel gramatical

– La equivocación más habitual es no poner el artículo con el sujeto quizás por la influencia que ha ejercido la lengua inglesa. No hay que olvidar que la tendencia en los últimos años parece estar marcada por la presencia, cada vez más frecuente, de publicaciones bilingües, tendencia que también se está trasladando al ámbito de la publicidad.

– Es importante tener cuidado a la hora de formar los plurales y sobre todo hacer las concordancias con los verbos. Por regla general, no acaba nunca de hacerse bien y es un fallo gramatical que siempre hay que evitar.

3.- Nivel léxico

– Es importante no caer en el uso de extranjerismos. Los anglicismos suelen ser bastante habituales en publicidad como, por ejemplo, el término “mailing”. Ante la duda de si está reconocido o no por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), lo mejor es hacer una consulta rápida a través de Internet. Lo mismo ocurre con otras palabras como “snack” o “pack” que en el primer caso significa “aperitivo” y en el segundo, “lote”.

– El uso de extranjerismos ha dado paso a crear nuevos términos que no existían hasta la fecha y que la publicidad ha ido incorporando. Por ejemplo, el término “acomodación” que significa acción y efecto de acomodar, se está utilizando incorrectamente en vez de “alojamiento”, que sería la palabra correcta en este caso.

Es fundamental, por tanto, que a la hora de redactar los textos siempre haya una persona entendida en la materia que pueda revisarlos antes de darlos por buenos y enviar el folleto o catálogo a imprenta. Una vez que supervisados ya se puede preparar el archivo y hacer el pedido con la cantidad que queremos. Recuerda que en Imprentaonline24 podemos hacerte las copias que necesites y las tendrás en tu domicilio en 24 horas.

Fotos: Pinterest

Lee también: 6 errores que dificultan la productividad de un negocio.

Ver en AMP