Los seis errores que dificultan la productividad de un negocio

Uno de los grandes retos de todo emprendedor es que su negocio sea productivo. A veces, una inadecuada gestión empresarial puede llevar directamente a la ruina al proyecto más brillante y con más futuro. Veamos qué factores pueden entorpecer la productividad.

errores negocio

Podemos definir la productividad como la capacidad que tiene algo o alguien de producir, ser útil y provechoso. Aunque, sin duda, es el principal caballo de batalla de un emprendedor sobre todo en las primeras fases del negocio cuando se tienen tantos frentes abiertos, nunca hay que caer los errores más frecuentes que hacen mermarla.

En los últimos años, desde la disciplina del coaching empresarial se han categorizado los factores principales que impiden que un nuevo negocio, startup o tienda online sean productivos al cien por cien. En algunos casos, se trata de errores que podríamos considerar absurdos pero que acaban afectando a corto y medio plazo.

1.- Planificar reuniones a lo largo del día. Está claro que nos debemos a nuestros clientes, pero lo que no podemos hacer es mantener reuniones a diferentes horas de nuestra jornada. Si lo hacemos así, acabaremos gestionando mal nuestro tiempo y no podremos centrarnos ni concentrarnos en hacer nuestro trabajo. La solución es condensar todas las reuniones de trabajo a primera hora de la mañana o bien a última hora del día. Y no estaría nada mal que de vez en cuando nos acordáramos de Skype, Facetime o Hangouts para hacer videoconferencias.

2.- Horarios demasiado rígidos. Los horarios de 9 a 2 y de 4 a 7, por ejemplo, cada vez están más en desuso. Está demostrado que las empresas que tienen horarios flexibles, que permiten a sus trabajadores entrar y salir con mayor libertad, tienen una productividad más elevada. ¿El motivo? Se les permite conciliar mejor su vida laboral con su vida privada y eso redunda en una mayor implicación del trabajador con la empresa.

3.- Jornadas laborales excesivamente largas. Es curioso lo que ocurre en nuestro país. En España se ve con buenos ojos que una persona se quede más horas de las debidas trabajando porque supuestamente eso quiere decir que es todo un profesional que se entrega a su trabajo. Todo lo contrario ocurre en muchos países de Europa para los que quedarse más allá de su horario laboral, supone ineficiencia e ineptitud porque no se ha logrado finalizar las tareas a su debido tiempo. Y es que la idea no es trabajar más sino gestionar y planificar mucho mejor el tiempo.

4.- Equipamiento anticuado. Pretender aumentar la productividad, trabajando con equipos o infraestructura obsoleta, no tiene sentido. Si realmente se quiere ser competitivo, ganar tiempo y rendir al máximo, es fundamental contar con equipamiento de última generación que agilice cualquier tarea.

5.- Comidas de trabajo eternas. Cuántas veces se invita a un cliente a comer y la tertulia tras el café se alarga en exceso. Si se ha invitado a alguien con un fin determinado, es decir, para hacer negocios, hay que ir al grano y evitar conversaciones más propias de amigos que de trabajo.

6.- Inteligencia emocional. Qué bien nos iría a todos si fuéramos más inteligentes a nivel emocional. Y la verdad es que está al alcance de nuestra mano porque no hace falta aprender nada. Simplemente se trata de conectar y entender a nuestro interlocutor, es decir, a la persona que tenemos delante. Empatizar es la clave para que nos vaya bien en los negocios y, por supuesto, en la vida.

Ahora que ya sabes cuáles son los factores que entorpecen que un negocio sea productivo, ponte a trabajar sin caer en estos errores.

Lee también: 4 cosas que todo empresario debe tener en cuenta.

Ver en AMP