¿Cómo es el carácter de un emprendedor?

Todo el mundo tiene brillantes ideas, pero no todos sirven para llevarlas a la práctica. Y es que para ser emprendedor es necesario tener una personalidad muy definida. Si pensamos en la gente que acaba triunfando cuando se lanza a una aventura empresarial, nos daremos cuenta que todos tienes unos rasgos comunes.

 emprendedor

La diferencia entre un emprendedor exitoso y otro que se queda a mitad camino es su personalidad. Evidentemente, hay otros muchos factores que pueden desembocar en el abandono de un negocio, por ejemplo, una mala gestión o un incorrecto análisis del mercado. Pero lo cierto, es que el carácter importa y mucho. En Imprentaonline24 nos hemos fijado en las personas que, pese a las dificultades, acaban sorteando obstáculos, vicisitudes y consiguen el éxito en su empresa. Es curioso ver como todas ellas comparten rasgos de carácter. ¿Quieres saber cuáles son?

1.- Muestra plena confianza

Empezar de cero un negocio no es fácil, no sólo por la inversión de tiempo y dinero que implica, sino también por los contratiempos que uno se encuentra. Además, hay que luchar con mucha gente que no confía en nosotros y que considera que estamos “locos”. Sólo se puede seguir adelante estando plenamente seguro de lo que se hace y confiando ciegamente en que nuestro proyecto es viable. La autoconfianza es fundamental para luchar contracorriente y hacer posible lo imposible.

2.- Tiene equilibrio emocional

En esta guerra que es, a veces, labrarse un futuro por uno mismo, hay muchas batallas que librar que pueden desestabilizarnos si uno no es fuerte. Te encontrarás con obstáculos, zancadillas que intentarán ponerte y también con posibles engaños en los que puede ser fácil caer. Tener una gran estabilidad emocional será básico e imprescindible para mantenerse firme, no desfallecer y no dejarse pisotear por nadie.

3.- Es apasionado

El buen emprendedor, aquel que triunfa, es el que no sólo confía en su proyecto, se desvive por él e invierte horas de su vida personal, sino también el que le pone pasión. Empezar algo sin estar ilusionados, sin verle una motivación, no tiene sentido. Es importante que sientas amor por el riesgo, que te corra la adrenalina cuando tienes ante ti un reto y que ante cualquier amenaza, te crezcas y te conviertas en el mejor defensor de tu fortaleza.

4.- No se desespera

Los auténticos emprendedores saben que todo tiene un proceso y unos tiempos. De nada sirve desesperarse. ¿Quién dijo que el camino hacia la cima sería corto y sencillo? Seguramente nadie y quien lo piense así, acabará dando media vuelta y bajando.

El verdadero emprendedor no se frustra cuando todo se demora más de lo habitual ni se siente mal cuando no se consiguen los resultados que se están buscando. Sabe que el día tiene 24 horas y que lo que no se pueda conseguir dentro de ese plazo, tendrá que esperar más tiempo.

5.- Roza el perfeccionismo

En este caso, para algunos será una virtud y para otros un defecto. Pero mirándolo objetivamente, ser meticuloso tienes sus cosas buenas y malas. La mala es quizás es obsesión casi enfermiza porque todo salga bien y esté perfectamente estudiado y analizado hasta el mínimo detalle. La parte buena es que un emprendedor no se conforma con un resultado mediocre o a medias. Cuando hace algo, busca la perfección y huye de lo básico.

6.- Está a la vanguardia en innovación

El buen emprendedor no es aquel que hace lo mismo que los demás, ni el que sigue el manual de otro para conseguir el mismo éxito. Los auténticos emprendedores son los que crean tendencia, los que se convierten en dueños de su propio destino probando de un sitio y de otro. Se caracterizan por tener ideas que muchos pensaban que no podrían funcionar.

7.- Se adapta y es flexible

Vivimos en una sociedad que se mueve muy deprisa, donde los hábitos de la gente varían de la noche a la mañana, donde la tecnología manda y los tiempos cada vez son más cortos. El buen emprendedor es aquel que no se rebela contra los cambios sino que fluye con ellos. Está en el mismo cauce y le gusta mostrarse flexible. Siempre está dispuesto a aprender y a cambiar si ello implica una mejora en el plano personal y profesional.

8.- Empatiza

A estas alturas del siglo XXI en donde se habla tanto de inteligencia emocional y en donde está tan de moda la disciplina del coaching empresarial y motivacional, sería imposible que un emprendedor no tuviera ciertas dosis de empatía. Cualquier persona que se adentre en un negocio tiene que saber escuchar, saber ponerse en la piel del otro para conseguir unas relaciones humanas sanas, sinceras y afines.

¿Tienes esta personalidad? ¿Te identificas con alguno de los rasgos de carácter del buen emprendedor? Si es así, estás por el buen camino. De lo contrario, serán aspectos que tendrás que empezar a trabajar para conseguir el éxito empresarial.

Fotos: Pinterest

Lee también: Aspectos tener en cuenta para que tu empresa sea productiva.

Ver en AMP