Pasos para personalizar un fotolienzo

Los fotolienzos son una excelente idea para decorar cualquier espacio o incluso para regalar a alguien. El secreto está en saberlos personalizar adecuadamente para darles el toque único a través de una imagen adecuada, unos colores y un estilo que en cierta manera provoque algún tipo de sensación o evoque algún recuerdo.

Los fotolienzos tienen la capacidad de llenar e iluminar por sí solos una estancia de un hogar. El dormitorio, el comedor o el despacho pueden recobrar alegría con la presencia de estos cuadros con fotos colgados de las paredes. Pero, ¿cómo podemos personalizarlos al máximo para que realmente estemos rodeados de imágenes que tengan un significado especial para nosotros?

La elección de la imagen

Pues precisamente se trata de escoger de entre todas las posibilidades que tenemos a nuestro alcance, aquella imagen que es capaz de transmitir por sí sola y cuyo impacto se ve multiplicado cuando está colocada en una pared. Por tanto, el primer paso es empezar a mirar las capturas de imagen que hemos realizado en un momento dado: unas vacaciones, escapada, excursión, celebración, etc. y tenerla en soporte digital, a una resolución adecuada, para poderse imprimir posteriormente sobre el lienzo.

Si tampoco quieres que la imagen evoque un momento de tu pasado, también puedes decantarte por fotografías que estén acorde con tu estilo de vida o tus gustos. ¿Te gusta la naturaleza? Pues quizás es momento de ponerse a buscar un paisaje que te inspire. ¿Eres amante del séptimo arte? Haz un collage con diferentes carteles memorables de películas y plásmalos sobre un lienzo.

fotolienzo 2

Filtros y efectos

Además puedes personalizarlos aún más si utilizas un software de edición de fotos y aplicas algún que otro filtro o efecto. Una foto aparentemente insípida puede transformarse en otra radicalmente diferente pasándola por el tamiz de un Photoshop y jugando con su contraste, iluminación, saturación, etc. Además podrás incluso adaptarla a un estilo concreto: vintage, pop, minimalista, zen, etc.

En función de donde coloques el fotolienzo

Es importante personalizar el lienzo en función del lugar donde va a ir colocado. Por ejemplo, las imágenes para una oficina suelen ser bastante diferentes a las del cuarto de un bebé. Recuerda que los colores también tienen propiedades y aunque no lo creas, enormes efectos psicológicos. Algunos como, por ejemplo, el amarillo son calmantes frente a los rojos que son mucho más vigorizantes. En cambio, los azules aportan más tranquilidad y transmiten profesionalidad y seriedad, cualidades que, sin duda, te gustará transmitir a través de la decoración de tu despacho.

Personaliza atendiendo al conjunto

Realmente no es esencial que un fotolienzo entone con los muebles de una estancia. De hecho, aumentar la paleta de colores puede aportar un aire totalmente nuevo y fresco a la habitación. Hay que intentar, eso sí, que los colores utilizados en el fotolienzo se complementen en cierta manera con el resto de tonos que hay en el ambiente. Hay colores primarios, secundarios y terciarios y tenerlos en cuenta, pueden ayudarte a lograr un espacio original sin resultar excesivamente transgresor.

A la hora de personalizar el lienzo también puedes tener en cuenta qué sensaciones quieres despertar. ¿Te interesa que ese rincón de tu casa invite a la tranquilidad? Quizás puedes optar por un mar azul. ¿Quieres que sea un entorno dinámico? Entonces algo abstracto con buenos contrastes de color, pueden lograr lo que buscas.

fotolienzo 1

Personaliza el fotolienzo siendo creativo

Un fotolienzo no necesariamente tiene que ser una única pieza colgada de la pared. Hay otras opciones que también son interesantes y creativas, por ejemplo, dividiendo una imagen en varios lienzos. Es lo que comúnmente se llama dípticos –en el caso de que esté formado por dos piezas- , tríptico – si son tres- o mosaico, si son varias piezas. Una vez impresas podrás colocarlas a diferentes alturas, dejando las distancias que consideres oportunas, entre una y otra.

Un sencillo truco antes de imprimir

Como ves, las opciones para personalizar son muy variadas, pero si todavía tienes dudas acerca de cómo puede quedar un fotolienzo con una determinada imagen colocado sobre una pared de tu hogar o tu oficina, puedes hacer una prueba antes de enviarlo a imprimir. Corta trozos de cartón o papel a la medida de cada fotolienzo, pinta a grandes trazos y colorea a mano la imagen que quieres imprimir y luego pégalos con cinta adhesiva en el lugar donde quieras ponerlos. Retírate y hazte una idea de conjunto para ver si armoniza con el resto y/o despierta la sensación que buscas.

Si te gusta lo que ves, es momento de enviarlo a imprimir. En Imprentaonline24, si formulas hoy tu pedido, mañana lo tendrás en casa para que puedas colocarlo nada más llegue.

Fotos: Pinterest

Lee también: Estrategias de marketing online para empresas

Ver en AMP