Diseñar tarjetas de visita verticales

Cuando tenemos que imprimir tarjetas de visita, normalmente acabamos haciendo un diseño horizontal casi de manera inconsciente porque es lo que más acostumbrados estamos a ver. Pero, ¿por qué no crear una composición vertical? Si el tamaño es el mismo y el espacio también, hacer tarjetas de visita verticales nos puede permitir distinguirnos del resto y hacer llegar al cliente nuestros datos que es precisamente de lo que se trata ¡Y solo cambia la orientación en el papel!

Las tarjetas de visita horizontales están presentes en todas partes, no ocurre como en los carteles que juegan con las dos. La mayoría de personas las diseña siguiendo esta orientación porque es la “norma” como lo sería en el formato ceñido de los sobres. Sin embargo, cuando queremos destacar frente a la multitud, incluso el cambio más sutil en la impresión frente a un estilo y formato tradicional de productos puede reportarnos una distinción de calidad así como interesantes recompensas o beneficios.

¿Qué me aporta que el diseño sea en vertical? 

Con un diseño vertical no sólo lograremos aportar algo nuevo a las tarjetas sino que además podremos encontrar nuevas posibilidades creativas a la hora de diseñarlas en todos los sentidos y que,  habitualmente, son difíciles de conseguir cuando se utiliza el espacio de la forma tradicional. Además, debido a que las medidas se mantendrán iguales y, por tanto, su formato no cambiará, no supondrá un cambio drástico a la hora de guardarlas en un lugar determinado.

¿Cómo diseño y planifico mi tarjeta de visita vertical?

Como cualquier otro producto gráfico, se recomienda siempre hacer una planificación previa. Elegir un diseño vertical no es sólo cuestión de rotar la cartulina. Es cuestión de pensar en la tarjeta de forma diferente en su conjunto.

En esta etapa preliminar, hay que determinar la fuerza visual de la tarjeta de visita, es decir, buscar aquello que maximice su efectividad. Para ello, lo más aconsejable es ir realizando diferentes bocetos a mano para visualizar el estilo que estamos buscando y probar varias veces hasta dar con el diseño perfecto.

Pasar por este paso, nos proporcionará todas las directrices necesarias. En cambio, hacer modificaciones cuando ya estamos trabajando con el diseño y los diferentes elementos que lo integran, supone perder tiempo preciado.

tarjetas visita verticales 1

¿Debo hacer un diseño adaptado al sentido vertical?

Para diseñar una buena tarjeta de visita vertical hay que crear un diseño que se ajuste a la forma de la tarjeta y sobre todo colocar adecuadamente todos los elementos – gráficos y textos- para marcar un estilo determinado.

Se recomienda en estos casos utilizar gráficos que permitan adaptarse a la orientación de la tarjeta para no tener que cortar determinados aspectos que pueden ser fundamentales. También hay que saberlos escoger teniendo en cuenta que siempre deberemos respetar un espacio en blanco o neutro.

tarjetas visita verticales 3

¿Cómo coloco el texto en una tarjeta de visita vertical?

Una correcta colocación del texto y una alineación bien definida son temas esenciales que deben cuidarse para una adecuada comunicación. En una tarjeta de visita vertical tendremos que ajustar al máximo los conceptos o las frases que vamos a incorporar para que no queden cortados. Es más fácil caer en el caos y la confusión en una tarjeta de visita vertical que en una horizontal.

Por tanto, es fundamental definir qué vamos a colocar: nombre y apellidos, dirección, correo electrónico, web, etc. Cuando tengamos la lista completa de términos que tienen que aparecer, es cuestión de ir dándoles un orden lógico y coherente, colocándolos de tal manera que no aparezcan confusos y dispersos.

¿Cómo ubico el logotipo en las tarjetas de visita verticales?

tarjetas visita verticales 2

Cuando queremos incorporar el logo en una tarjeta de visita vertical es importante conocer los diferentes puntos donde el ojo centra más su atención cuando tiene ante sí un producto gráfico. Se recomienda colocarlo en el ángulo superior derecho o bien en el centro de la composición, unos milímetros por encima de la mitad. Hacerlo de esta forma, permitirá que la persona que reciba nuestra tarjeta dirija su mirada inmediatamente hacia el logotipo que es nuestra seña de identidad.

Por último, de la misma forma que ocurre con las tarjetas horizontales, recuerda que puedes jugar con el fondo y que también dispones de la cara trasera para colocar información extra y secundaria que merezca la pena estar presente ¿Estás esperando ya tu envío?

Fotos: Behance

Lee también: Tipos de autónomos.

Ver en AMP